Las deudas de tarjetas

Cuando se tiene deudas de tarjeta son muchas las desventajas que ya de por sí tienes. Conócelas y evita más problemas en los próximos días.
No es un secreto que así como ventajas las tarjetas tienen sus desventajas, y es que aunque contar con el dinero plástico trae sus beneficios lo cierto es que mantener deudas de tarjetas termina siendo más catastrófico.
Muchas veces, el mal uso y la falta de control en los gastos le generarán grandes deudas, de las cuales le resultará muy difícil salir. Y en muchos casos lo podrán llevar a la bancarrota.
La pérdida de tiempo en la transacción mientras autoriza el crédito. La posibilidad de que se haga fraude en casos de mal uso intencional, robo o pérdida de la tarjeta. Si no somos ordenados con nuestras finanzas podemos perder el control de lo que se gasta.
El uso excesivo del financiamiento, lo que obviamente va encareciendo en forma creciente el costo original de lo comprado. Cómo no usamos dinero en efectivo se puede llegar a comprar más cosas de manera compulsivas. Suele ocurrir que los productos que se compran con tarjetas son más caros, ya que se le suma el interés y los gastos propios que tienen cada una de la tarjeta.
Muchos comercios ponen cuotas adicionales lo que también encarece el producto. Los cargos adicionales que tienen las tarjetas de crédito suelen ser muy costosos: Cargos por atraso en los pagos, excederse en el límite de crédito o de compra, cargos por renovación de la tarjeta, cargos por reemplazo de tarjetas perdidas, cargos por tarjetas adicionales.
En cuanto a las desventajas que podrían enfrentar los establecimientos afiliados se pueden mencionar que no se pueden convertir facturas en efectivo en un plazo menor de 48 horas, al menos que este posea una cuenta bancaria con el banco emisor de la tarjeta, a través de la cual podrá realizar un depósito del monto de las transacciones de tarjetas de crédito y girar sobre la misma casi inmediatamente. Y adicional el tiempo incurrido en la confirmación y aprobación de un crédito solicitado por un potencial cliente.

Si deseas mas informacion aqui la encuentras: http://espanol.consolidatedcredit.org/

Creditos Hipotecarios

¿Quieres hacerte a creditos de vivienda o hipotecario? Si ya tienes la casa o la propiedad que deseas para tu hogar seguramente te preguntas cuál de todas las opciones que te ofrecen las entidades financieras es la mejor para comprar o construir la vivienda. ¡Sigue leyendo y te contamos todo acerca de ello…
Lo cierto es que los creditos hipotecarios son el producto financiero más buscado por los costarricenses en los últimos 12 meses. Es común que los bancos traten de anunciar las tasas nominales de sus préstamos para que éstas se vean lo más bajas posible. Sin embargo, un prestatario conocedor es capaz de interpretar estas tasas y calcular el costo real de un préstamo. La única comparación segura y constante entre préstamos es ver el costo efectivo en términos de la tasa anual de interés efectiva.
Adicional al interés sobre una hipoteca, es común que los bancos cobren comisiones de desembolso las cuales normalmente se rebajan del monto efectivamente desembolsado. Por otra parte, hay otros costos que se dan al momento del desembolso tales como los gastos legales y de avalúos. Adicionalmente, el costo mensual de los seguros también tiene un impacto sobre el costo efectivo de un préstamo.
Al solicitar creditos hipotecarios algunos errores frecuentes son:
* No preguntar lo suficiente por temor: Este fue uno de las causantes que contribuyó a la crisis financiera de los Estados Unidos.
* No comparar las opciones por pereza: Sabiendo que una decisión de hipoteca va a pagarse gran parte de su vida, debe tomar el tiempo para comparar lo que ofrecen las entidades financieras.
* La oferta de créditos para vivienda puede ser amplia, además las tasas de interés pueden variar de un banco a otro para quienes desean comprar o construir su casa.

Mas informacion sobre creditos aqui la encuentras: http://espanol.consolidatedcredit.org/

¿Cómo salir de deudas?

¿Cómo salir de deudas? Es una pregunta que muchas personas a diario se hacen y muchas veces resulta difícil de contestar, aunque no es algo imposible. Solo es cuestión de perseverancia y disciplina.
Si crees que tienes las herramientas anteriores saber cómo salir de deudas y hacerlo no será trabajo imposible ni difícil para ti. Y para hacerte las cosas más fáciles a continuación te dejamos con una serie de consejos que ayudaran en tu intento…
Puedes empezar aplicando el pago mínimo de tu tarjeta de crédito que menos valor tiene. Así continua luego con la siguiente tarjeta de una lista que deberás hacer donde estén enumeradas todas las tarjetas que posees. Si tienes varias cuentas de tarjetas de crédito, apenas saldes una, aplica el monto mínimo de la tarjeta al pago de la siguiente cuenta. Si bien el total de tus pagos mensuales de tarjetas de crédito sigue siendo el mismo, los pagos han sido reestructurados. Esto también agiliza el pago total de las tarjetas de crédito.
Considera la posibilidad de liquidar ciertas cuentas de ahorro para saldar las deudas de tarjetas de crédito. No liquides los fondos de jubilación, ya que las sanciones son prohibitivas. Sin embargo, si tienes una cuenta de ahorros en la que ganas 1% de interés, utiliza parte de esos fondos para amortizar una tarjeta de crédito que cobre una tasa de interés más alta. No liquides completamente tus ahorros, ya que de producirse una emergencia deberías tener acceso a fondos que no se deriven de tarjetas de crédito.
Para terminar no olvides hacer un seguimiento visual de tu avance. Coloca un gráfico circular en tu refrigerador y actualízalo cada mes. Ver diariamente tu progreso te motivará más para mantenerte en el camino de reducir las deudas de tarjetas de crédito.

Saldando deudas con tarjetas

Las deudas con tarjetas son el dolor de cabeza de muchas personas que lo que más desean es la libertad financiera, si eres una de ellas, el presente artículo te encantará pues te contaremos cómo hacer para que pronto salgas de ellas.
Las compañías de crédito son muy hábiles al momento de poder vender sus productos y atraen a los consumidores con bajas tasas introductorias, cheques de adelanto de efectivo y otras promociones ingeniosas. Lo que los consumidores no se dan cuenta es que están a merced de la compañía de tarjetas de crédito y terminan por caer en las deudas con tarjetas.
Si quieres salir de ellas para empezar debes hacer una lista de todas tus tarjetas de crédito. Comienza por anotar el saldo menor en la parte de arriba de la lista y el mayor en la parte inferior. También anota el pago mínimo que adeudas en este momento en la o en cada tarjeta de crédito. Los pagos mínimos disminuyen a medida que disminuye el saldo, lo que aumenta de manera exponencial el tiempo para saldar la deuda.
Como segundo paso debes dejar de usar tus tarjetas de crédito. Si no puedes pagar en efectivo por un artículo, no lo compres. Nunca saldrás de las deudas de tarjetas de crédito si no dejas de usarlas hoy. Puedes cortarlas, congelarlas o destruirlas; haz lo que creas que te ayudará a dejar de utilizarlas. Recuerda todos los meses pagar el monto mínimo actual de tu cuenta o más. A medida que el saldo se reduce y, en consecuencia, disminuye el pago mínimo, no reduzcas tu pago mínimo. Esta es una de las maneras más fáciles de reducir las deudas de tarjetas de crédito.
Una forma sencilla y rápida que contribuye a salir de las deudas con tarjetas es utilizar los ingresos inesperados para aumentar el pago de las mismas. Si recibes ingresos inesperados, en lugar de considerarlo un boleto para el derroche, destina el monto total de dichos ingresos al saldo menor de las tarjetas de crédito. Esto ayudará a acelerar el pago total de la tarjeta y a reducir toda la deuda que tengas en tarjetas de crédito.

Decirles adiós a las deudas de préstamos

Son muchas las recomendaciones que al momento de salir de los prestamos los expertos hacen, sin embargo son muchas las personas que no saben de ello, por eso te dejamos varias para que puedas decirles por fin adiós a esas deudas fastidiosas.
Muchos bancos ofrecen, para sus tarjetas de crédito, un “plan de pagos fijos” (también llamado plan de pagos diferidos o bien plan personal de prestamos para pagos). Consisten en refinanciar desde una compra hasta el saldo deudor entero, por un plazo determinado.

La ventaja de ellos es que la tasa de interés que se aplica al saldo que se pasa a este plan, suele ser menor que la de la tarjeta. Esta puede ser una buena opción para generar ahorros y pagar más rápido nuestras deudas, siempre y cuando de verdad guardemos o rompamos nuestras tarjetas y no volvamos a usarlas, por lo menos hasta que hayamos liquidado todas. Puede preguntar a los bancos si ofrecen este servicio.

Igualmente algunas tarjetas ofrecen la opción de que se transfiera el saldo de otras, a una tasa de interés preferencial por un periodo. Esto puede ayudarnos a consolidar nuestras deudas en una, o pocas, y a ahorrar en intereses.  a ahorrar en intereses.

Buenas Estrategia para salir de un crédito

Los expertos sugieren dos formas: empezar por el crédito más caro (tasa de interés más alta) – tiene un sentido financiero, o bien, empezar por el de menor saldo. La psicología y la experiencia nos dicen que funciona mejor la segunda manera, aunque realmente todo depende de los montos que se deban. Esto debemos aplicarlo de forma sucesiva: una vez que hemos liquidado el primer credito (ya sea el de menor tasa de interés, o el de menor saldo), debemos elegir el segundo a liquidar de la misma manera.

Es importante anotar nuestro plan por escrito, y darle un seguimiento. Tan pronto cuando recibamos nuestro ingreso, lo primero que debemos hacer con ese dinero es ejecutar el plan que hemos anotado. No nos esperemos a pagar en la fecha límite del crédito: hagámoslo inmediatamente. Esto, además, genera un ahorro en intereses, ya que éstos se calculan sobre el saldo promedio del mes (y al hacer un pago antes, estamos reduciendo el saldo promedio, sobre el que se aplica la tasa de interés).

Para terminar con las deudas

Si bien es una situación difícil cuando nos enfrentamos a las deudas del día con día traducidas a créditos hipotecarios, créditos bancarios, préstamos y hasta tarjetas de créditos, siempre habrá una solución para que la economía personal no se vea afectada.
Es importante comentar que para salir de deudas, se requiere en principio determinación (querer cambiar nuestra situación), esfuerzo (estar dispuesto a hacer sacrificios) y dedicación, y lo primero que debemos hacer, es conocer nuestra situación a detalle, que será el punto de partida para elaborar un plan general. Estos son los pasos a seguir:

Primero que nada debes guardar todas las tarjetas de crédito, o incluso cortarlas por la mitad (guardar el plástico), ya que mientras no paguemos las deudas, no podemos cancelarlas. Es muy importante no usarlas por ningún motivo.

Hacer una lista de todas nuestras deudas, para lo cual requerimos tener a la mano el estado de cuenta de cada una. En la lista debemos incluir lo siguiente: Nombre de la deuda (el nombre del crédito o de la tarjeta a la que debemos). Saldo actual (al último corte). Tasa de interés actual. Monto del pago mínimo (en el caso de crédito automotriz o hipotecario, incluir el costo de los seguros). Si hay algún beneficio de reducción de tasa por pago puntual (común en algunas hipotecas).